18 abril, 2024

IsProto

Soluciones para Redes e Internet

La domótica se ha vuelto mucho más sencilla y barata en los últimos años, gracias en parte a los smartphones, desde los que podemos controlar nuestra casa. Ya podemos encontrar decenas de productos asequibles que nos permiten encender y apagar cualquier dispositivo del smartphone, abrir y cerrar persianas y, por supuesto, vigilar la casa o la oficina en tiempo real desde la pantalla del móvil o la tableta. Te mostramos 10 gadgets sugeridos para hacer tu casa inteligente.

Cada vez son más los fabricantes -de diferentes sectores- que equipan sus productos con conexión WiFi e “inteligencia”. La domótica ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, y tenemos todo tipo de gadgets para controlar tu casa u oficina directamente desde tu smartphone. Hemos seleccionado una serie de aparatos que pueden facilitarle la vida en casa.

Termostato inteligente: ahorra en calefacción y contrólala desde tu smartphone

Gracias a un termostato inteligente, puedes conectar tu caldera o calentador al WiFi de tu casa. ¿Qué sentido tiene? Así, en función de la ubicación, la temperatura y otros factores, puede ser inteligente y encenderse o apagarse automáticamente a una temperatura u otra. Esto puede hacerse de forma automática, o podemos controlarlo en cualquier momento desde nuestro teléfono. Así, cuando lleguemos a casa, estará caliente, pero se calentará lentamente para ahorrar energía. Y si nos vamos, no volverá a utilizar la electricidad. Todo el control se realiza en tu dispositivo móvil.

Enchufe inteligente: todo lo que quieras, controlado desde tu móvil allá donde vayas

El enchufe inteligente -que está disponible en varios fabricantes- es probablemente el dispositivo más versátil de un hogar inteligente. Podemos conectar cualquier cosa y controlarla a distancia. Por ejemplo, con las tiras eléctricas inteligentes, podemos encender las bombillas para programar su tiempo de funcionamiento, o encenderlas y apagarlas a distancia, o programar una iluminación aleatoria que nos haga pensar que hay alguien en casa. O encender la cafetera y programar su hora de activación para que el café esté listo por la mañana.

Lámparas inteligentes: control total de la iluminación de su hogar

Las bombillas inteligentes nos abren todo un mundo nuevo: podemos hacer la iluminación básica de la casa, con un mando a distancia desde el móvil, o podemos instalar nuestra propia iluminación ambiental. Se trata de bombillas RGB que permiten regular el color y la intensidad para que, por ejemplo, podamos ajustar una luz de color tenue cuando nos tomamos unas copas en el salón con los amigos. Hay miles de opciones, y las luces se pueden controlar desde el teléfono móvil desde cualquier lugar del planeta a través de Internet.

Robot aspirador inteligente: cuando llegue a casa, no tendrá que limpiar.

Después del trabajo, cuando llegas a casa, lo último que quieres hacer es limpiar. Tal vez sea más bien coger unos anzuelos y ver la televisión. Pues bien, cuando esos ganchitos se caigan al suelo -porque, sí, siempre hay algo que se cae al suelo- puede contar con un aspirador robótico

inteligente. Recorre toda la casa y recoge todo lo que cae al suelo y lo deja impecable. Algunos pueden incluso limpiarlo y dejarlo brillante. Hay docenas de modelos, pero básicamente hacen lo mismo… nos dejan descansar y se hacen cargo.

En una casa inteligente, y en una casa “no inteligente”, el rey de la casa es el televisor. Decide la resolución -y otras características- que quieres, pero un televisor con WiFi y aplicaciones ya no es imprescindible en el hogar. El acceso a Internet desde el televisor es imprescindible, para poder acceder fácilmente a servicios como Netflix, YouTube y otros, mucho más allá de la clásica TDT.

Cámaras de vigilancia: guarde la alarma o instale su propio sistema de vigilancia.

Las cámaras inteligentes también se conectan al WiFi de su casa y graban continuamente su hogar. Puedes ver lo que graban en tiempo real, y algunas tienen un sensor de movimiento para enviar alertas a tu smartphone. Tienen diferentes usos: desde la videovigilancia de los bebés, hasta el control de las mascotas cuando se quedan solas en casa y, por supuesto, la vigilancia del hogar. Si no tiene un sistema de alarma, este tipo de dispositivos inteligentes le permiten configurar el suyo propio.

Sensores inteligentes, detectores de temperatura y humedad

Lo anterior es un sensor de temperatura y humedad. Se utiliza, por ejemplo, para hacer funcionar el aire acondicionado o la calefacción, según las condiciones del interior de la casa. Si quieres mantener tu casa a 26ºC, por ejemplo, no hay nada como un sensor de temperatura que detecte los cambios y encienda o apague automáticamente los aparatos de aire acondicionado de la casa. Además, puedes ver el aspecto del interior de tu casa en cualquier momento desde tu smartphone.

Un botón de emergencia: ¿quién sabe si alguna vez será necesario?

Este artilugio es bastante curioso. Efectivamente, es un botón de emergencia. Si ya tiene cerraduras inteligentes, luces conectadas por WiFi y otros dispositivos de automatización del hogar, este botón sirve como “activador” de ajustes específicos. Por ejemplo, puede cerrar el garaje y encender las luces por completo si detecta a un extraño en su casa. Todo el mundo puede tener sus propias ideas y ponerlas en marcha con este botón de emergencia, que además se conecta vía WiFi a otros dispositivos.

Cerradura inteligente motorizada: la puerta de su casa con un solo toque en su teléfono móvil

¿Has visto alguna vez la puerta de un hotel? Sin llave, sin tarjeta… una cerradura inteligente motorizada convierte tu propio smartphone en una llave, y de la forma más segura posible. Y si tu teléfono se queda sin batería, no te preocupes porque puedes establecer una contraseña alfanumérica y también tiene un sensor de huellas dactilares. Así que tienes diferentes maneras de abrir la puerta de forma segura e inteligente.

El riego inteligente es barato y sin esfuerzo

El riego por goteo es ideal si quiere ahorrar dinero reduciendo el consumo de agua. Pero, ¿y si lo hacemos inteligente? El dispositivo anterior es el que nos permite controlar la salida del agua desde el propio teléfono móvil: podemos programar las horas y la duración del riego, o controlar manualmente cuándo empezar y parar el riego. De hecho, a la larga, acabaremos gastando menos en este dispositivo inteligente. También mide el consumo exacto y nos lo indica en el smartphone.